Qué es la Higiene Visual

Higiene Visual: cuándo cumplo y cuándo no

¿Sé explicar qué es la higiene visual?

De manera general asociamos higiene con limpieza, lavado, aséptico…

En el caso de la higiene visual no se trata solamente de lavar los ojos, sino de aplicar una serie de medidas para evitar perjudicar la visión. Por lo tanto si aplicamos las normas de higiene visual podremos prevenir problemas visuales, mejorarlos, y reducir la fatiga visual.

El motivo de que se hable tanto hoy en día de higiene visual se debe a que son medidas que se aplican en cualquier actividad en la que estén involucradas la visión cercana (lectura, escritura, móvil, dibujo, manuales, etc…), y la visión intermedia (ordenador, tablet, videojuegos, muchos hobbies, etc…).

Es innegable que hoy en día el uso personal y profesional de ordenadores, móvil y tabletas ha tenido un boom exponencial, y sus consecuencias en la visión generan problemas visuales cotidianos que afectan a la vida diaria.

Es tal el auge a nivel profesional de estos problemas, que a la higiene visual también se la conoce como ergonomía visual, especificando la implicación a nivel de trabajo o laboral, por lo que la higiene visual engloba, además de la limpieza ocular, la aplicación de un conjunto de conocimientos que permiten adecuar el entorno a las necesidades de las personas para asegurar la eficacia, seguridad y bienestar óptimos en el desarrollo de las actividades cotidianas.

¿Cómo sé si padezco de falta de higiene visual?

Como hemos dicho, si se cumplen las normas de higiene se previenen y evitan problemas visuales y oculares, pero también musculares.
Éstos son muchos de los síntomas asociados a una mala higiene visual:

Síntomas visuales: sequedad ocular, enrojecimiento de los ojos, visión borrosa, pesadez o escozor de párpados y ojos, molestias causadas por la luz, sensación de tensión ocular, sensación de cuerpo extraño o arenilla en los ojos, escozor, disminución de agudeza visual y dificultad o incapacidad de mantener una imagen nítida a una distancia programada, entre otros.

Síntomas no visuales: cefaleas, dolor de cuello, contracturas y dolores musculares, entumecimiento de los dedos de la mano y/o dolor, cambios de carácter e irritabilidad, cambios de hábitos (insomnio, ansiedad).

La fatiga visual también pueden estar relacionados con factores individuales y ambientales, y sobre todo con las condiciones en que realizamos la actividad.

Próximamente os comentaremos qué medidas preventivas de higiene visual y consejos de Óptico- Optometrista se pueden tomar.

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Debes iniciar sesión para publicar comentarios