Qué es el Síndrome Visual Informático, SVI

¿Ves igual cuando trabajas en el ordenador? ¿Levantas la vista y parpadeas profundamente? ¿Te duele el cuello, sientes los ojos cansados y te cuesta enfocar?

Puede que pienses que el cansancio es normal después de haber estado trabajando. Sin embargo el que te acuerdes de tus ojos, que tengas dolores musculares y hasta dolor de cabeza, e incluso que veas peor después de pasar varias horas cada día delante del ordenador (tablet u otros dispositivos electrónicos), te está diciendo a gritos que algo (o mucho) está ocurriendo en tu sistema visual para que no rinda con eficiencia.

Podrías estar padeciendo lo que se conoce como Síndrome Visual Informático (SVI) o vista cansada digital.

 

Entorno digital

Estamos construyendo un mundo digital. Leemos que es la era de la digitalización y toda la tecnología se enfoca en contenido visual y en el consumo de información y entretenimiento por Internet.

La consecuencia directa es que casi todo nuestro tiempo lo pasamos en trabajo y ocio a través de pantallas. Ordenador, tablet, móvil…no importa el dispositivo. Pasamos de uno a otro sin casi enfocar lejos ni mirar a nuestro alrededor.

Incluso al conducir, miramos al navegador o a nuestro “maps” y vamos visualizando en nuestra mente los deberes que hemos leído en pantallas.
Estamos reprogramando nuestros hábitos dando prioridad al mundo digital.

Y eso acarrea consecuencias. Máxime si tu tiempo de trabajo, con todas sus horas al día, recaen en el ordenador.

 

Síndrome Visual Informático (SVI)

¿A qué llamamos SVI (Síndrome Visual Informático)?

Al conjunto de problemas de visión y del rendimiento ocular que sí son evitables y que se asocian al uso desmesurado en tiempo de dispositivos electrónicos.

Cada día te cruzarás con gente que reconoce que usa el ordenador hasta diez horas al día o incluso más.

¿Qué hay de ti?. ¿Has experimentado alguno de los siguientes síntomas estando delante de tu tablet u ordenador?:
– Dificultad de enfoque
– Visión borrosa (o incluso doble a ratos)
– Ojos cansados e irritados
– Sequedad ocular, sensación de arenilla
– Picor o ardor de ojos o lagrimeo
– Dolor de cabeza, mareos e incluso vértigos
– Vista cansada
– Fatiga general

Incluso otro síntomas no visuales, como dolor de cuello o espalda, que deben ser tratados por el profesional sanitario correspondiente.

 

¿Has ido a revisarte la vista a tu Óptico-Optometrista? 

Son muchos los factores “combinados” que pueden desencadenar SVI:
– Iluminación pobre o inadecuada.
– Brillos en la pantalla
– Malas distancias de trabajo y posturales (ergonomía).
– Defectos visuales sin corregir.

Es obvio que si empiezas con mal pie (cierto, con mal ojo) todo lo demás irá peor.

Lo primero que debes plantearte es si tus ojos están viendo todo lo bien que pueden ver para sacarles el máximo partido y obtener tu mejor rendimiento. No sólo visual, también general.

Y atento a lo que he subrayado. Todo lo bien que pueden ver.

Porque muchas veces te conformas con lo que estás viendo, o piensas que ves bien, y te estás perdiendo un desempeño visual en alta definición (Full HD).

¿O no te gastas lo que haga falta en el mejor móvil por su calidad de imagen, en una tele HD o en los mejores faros para tu coche?
Plantéate que tal vez les estás negando sus mayores posibilidades y aptitudes a tus ojos.

¿Podrías afirmar que no es así? Y no hablo sólo de dioptrías…

Tu sistema visual es mucho más y no todo tiene que ver con las gafas.

¿Y quieres saber nuestros Consejos de Óptico – Optometrista para el Síndrome Visual Informático?

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Debes iniciar sesión para publicar comentarios