Instrumental de Óptica: Caja de Prueba

Si hay un instrumental que todo el mundo relaciona con los exámenes visuales es la montura de prueba y esa caja “misteriosa” llena de cristalitos que el óptico-optometrista va poniendo y quitando para graduar la vista.

La Montura o Gafa de Prueba es una gafa (normalmente metálica) que tiene las varillas y el puente ajustables para que pueda adaptarse a todas las fisonomías y que dispone de unas pequeñas agarraderas en el que se introducen lentes de distintas potencias para facilitar un examen optométrico.

Esas lentes que se ponen y quitan de la montura están ordenadas según su potencia dióptrica en lo que llamamos la Caja de Prueba. Hay lentes convexas o positivas (para hipermetropía), lentes cóncavas o negativas (para miopía), lentes tóricas (para astigmatismo), lentes con filtros, lentes prismáticas, oclusores que quitan la visión de un ojo, con un agujero en el medio, etc.

Según se pongan lentes de cóncavas o convexas se va sumando o restando la potencia final.

Para las lentes con astigmatismo, que requieren una posición determinada, que llamamos eje del astigmatismo, la gafa de prueba cuenta con un sistema para que giren las lentes.

Aunque es un instrumento muy antiguo, y actualmente se usa mucho el foróptero (del que hablaremos en otro artículo) sigue siendo muy válido ya que permite simular como sería la visión final en situaciones cotidianas como mirar el suelo o subir escaleras , y permite al óptico-optometrista observar si la persona a la que se está haciendo el examen visual guiña los ojos o tuerce la cabeza, que alteraría el resultado de la graduación.

¡PREGUNTA y VISITA a tu ÓPTICO-OPTOMETRISTA: SIEMPRE RESPONDE!

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *