Discapacidad Visual y Deficiencia Visual

El día 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de la Discapacidad, y queremos poner atención en la discapacidad visual, que se define como una alteración de la visión, que puede suponer una disminución en la misma, parcial o total, como en el caso de la ceguera.

Cualquier problema visual se puede definir como “discapacitante”, pero hay que distinguir las dificultades visuales, lo que denominamos defectos refractivos, y que mejoran con el uso y adaptación de gafas, lentes de contacto, terapia visual, en el área del Óptico-Optometrista, y/o también con tratamientos médicos y quirúrgicos, en el área del médico Oftalmólogo.

Y por otro lado existen otras dificultades que no mejoran con las ayudas ópticos o médicas, en esos casos hablamos de deficiencia visual, que puede tener varios grados, en función de la deficiencia en la agudeza visual (AV) y del campo visual.

Legalmente se considera una persona ciega cuando la agudeza visual es menor del 5% y el campo visual es inferior a 10 grados; aunque el sistema visual percibe luz, no es una falta absoluta de visión, esa deficiencia visual se denomina “ceguera legal”. A esa pequeña cantidad de visión le llamamos Resto Visual.

Por limitado que sea el resto visual, se puede aprovechar para facilitar alguno de los aspectos de la vida cotidiana de las personas con deficiencias visuales.

El campo de la optometría que se dedica a ello es la Baja Visión y se ocupa del conjunto de técnicas, ayudas ópticas y/o electrónicas (lupas, filtros, telemicroscopios, etc.) y entrenamiento visual que sirven para mejorar las tareas de la vida diaria de las personas con resto visual.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *