Cuida tus ojos en la piscina y el mar

Con el calor del verano, todos nos lo pasamos muy bien en el agua, tanto en el mar como en las piscinas, pero no debemos olvidar unas recomendaciones para que el disfrute no acabe en un susto.

– Si usas lentes de contacto no te metas con ellas en el agua, porque pueden salir “flotando”. Hay muchos modelos de gafas de natación y buceo graduadas, pregunta a tu óptico-optometrista.

– El cloro de las piscinas es un desinfectante muy irritante para los ojos, usa gafas de natación para que no entre en los ojos, sobre todo en los niños que son los que más tiempo pasan bañándose y bajo el agua.

– Si usas lentillas y te metes, sin gafas de natación en la piscina, las lentes de contacto blandas absorberán el cloro (son como una esponja) y te lo irán “soltando” en el ojo durante todo el día.

– Tras el baño date una ducha para eliminar restos de cloro y sal que hayan quedado en los párpados y si te echas una gota humectantes (mejor si la has conservado fría) tus ojos te lo agradecerán.

Ya fuera del agua, no olvidemos los peligros de la arena y del sol. Si te entra arena en los ojos no te los frotes, enjuágalos con agua limpia y échate unas gotas humectantes o suero fisiológico.

Y recuerda que los ojos son mucho más sensibles a los rayos solares que la piel, usa gorra con visera y sobre todo gafas de sol de calidad adquiridas en un establecimiento de óptica, ¡también para los niños!, si les ponen crema solar, ¿cómo no les vas a proteger de ese mismo sol los ojos?

PREGUNTA y VISITA a tu ÓPTICO-OPTOMETRISTA: SIEMPRE RESPONDE

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *