Consejos de tu Óptico Optometrista para el Síndrome Visual Informático, SVI

En el anterior artículo hemos hablado del Síndrome Visual Informático (SVI), su definición, sus síntomas, los visuales y también los no visuales, y de los factores que pueden desencadenar el SVI, y hemos formulado la pregunta ¿Has ido a revisarte la vista a tu Óptico-Optometrista?

En este artículo, te recomendamos unos consejos de Óptico-Optometrista, y la importancia de las revisiones y exámenes visuales.

Tu examen visual optométrico. Sólo para tus ojos.

¿Dónde aliviarías el dolor de espalda? ¿Dónde revisarías los faros de tu coche?

Pues tu sistema visual (hemos quedado que es mucho más que “ver”) y su prevención y cuidado ocular, revísalos con tu óptico-optometrista. Es el profesional que sabe y se anticipa a todo lo que puede derivar en una mala función o desempeño visual en tu día a día.

Tal vez no puedas cambiar hoy las horas que tienes que dedicar a las pantallas. Pero sí puedes prepararte y solventar el factor número uno y de base para no padecer el síndrome visual informático y sus consecuencias: tu función visual.

Si pasas más de dos horas al día ante el ordenador tienes un 90% de probabilidades de padecer un SVI. Sin la corrección visual adecuada la productividad puede disminuir fácilmente en un 20%. La fatiga visual es la primera reclamación en relación con el uso del ordenador.

Tienes a tu vista un profesional de la visión. Cerca de tu casa, cerca de tu trabajo. A pie de calle. Pide cita a tu óptico-optometrista y revisa tu vista.

Consejos de tu óptico-optometrista

1- Pide cita para revisar tu visión y tu estado ocular.
El rendimiento ocular puede cambiar con el tiempo y tus circunstancias. Sobre todo si ya usas gafas o lentillas, puede ser necesario un ajuste en tus lentes o en el tipo de lentes de contacto.

2- Presta atención a las distancias.
Igual que para conducir hay que respetar ciertas distancias, también es importante que estés bien compensado para trabajar a una distancia cómoda y en una inclinación adecuada (consulta a tu óptico- optometrista).

3- Implementa la ergonomía.
No sólo la ergonomía visual. También la manera de sentarte es importante para evitar tensiones musculares y esqueléticas que pueden tener repercusión en tu vista. Vigila que tus pies estén bien apoyados en el suelo y la inclinación del texto, incluso para la lectura de un libro o para escribir. Ante cualquier dolor muscular, de cuello, espalda u otras molestias corporales acude al profesional especialista.

4- Aplica la regla 20-20-20.
Da un respiro a tus ojos cada 20 minutos enfocando tu vista a 20 pies
(6 metros) durante 20 segundos. Puedes parpadear además 20 veces también.

Realmente tus ojos te lo agradecerán. También es aconsejable tomar un descanso de 15 minutos cada dos horas.

Visual SÍ. Informática SÍ. Pero sin síndromes.

Y visita a tu óptico-optometrista.

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Debes iniciar sesión para publicar comentarios