Adaptación individualizada de lentes de contacto

¿Qué es una lentilla o lente de contacto?

Una lentilla o lente de contacto es un producto sanitario, destinado a compensar defectos refractivos. Es un polímero plástico, con unas propiedades físicas y químicas, que le confieren unas características singulares para que, bajo control del profesional sanitario, resulte biocompatible; es decir, que se garantice su porte seguro de acuerdo con sus propiedades y finalidad sanitaria.
La lente de contacto está sometida a una férrea legislación sanitaria, y debe ser adaptado individualizadamente por el Óptico-Optometrista, único profesional capacitado legalmente para dispensar adaptar, controlar y vigilar el correcto uso por parte del usuario.

 Lenti a contatto

¿Qué es una adaptación individualizada?

Una Lente de contacto no es un zapato ni una camisa……… Es un producto destinado a compensar defectos visuales, que se coloca sobre la córnea, flota en la lágrima, NO es un producto estandarizado que se mida por tallas “S” ó “XL” etc.

Una adaptación consiste someramente en:

  • la recogida de una seria de parámetro y medidas del ojo al que se va adaptar,
  • un exhaustivo  examen visual y optométrico,
  • y en la observación directa de los tejidos oculares implicados en la adaptación.

Si después de ello, el Óptico-Optometrista determina que el usuario es apto para usar lentillas, procederá, según los parámetros y datos individuales obtenidos, a seleccionar una lente de control que probará en el ojo.
Si, según su criterio profesional, el comportamiento de la lente en el ojo del usuario es correcto, el Óptico-Optometrista continuará con el proceso, dándole normas de uso, consejos prácticos sobre el manejo y mantenimiento, resolviendo las dudas que se  puedan plantear, pautando horas de uso y fijando las oportunas e imprescindibles revisiones.

Hay que recordar que la lente de contacto no es un producto inocuo; puede provocar daños y lesiones graves en el ojo,  así como cambios importantes en la refracción.
El ojo es un órgano que cambia con el envejecimiento y también con el propio uso de las lentes de contacto; por lo tanto, hay que controlar y ajustar la lente a esos cambios y evitar, mediante revisiones periódicas, que se provoquen daños.

Es indispensable dedicar especial  atención a los jóvenes y su uso de lentes cosméticas adquiridas principalmente por canales de distribución sanitariamente no controlados, pues no está garantizada la calidad y autenticidad del producto que se pretende adquirir. El ojo no distingue entre lentes cosméticas o graduadas, y si no ha habido adaptación hecha por un Óptico-Optometrista, el riesgo de sufrir un percance grave es importante, ¿se pondría Ud. en manos de un curandero para una operación seria?

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *